Cómo cuidar un gato

Lo primero que debes hacer cuando tengas un gato es llevarle al veterinario para que le hagan una revisión, le pongan las vacunas que necesite si es que no las tiene puestas, aprovechar para preguntarle cualquier duda que tengas después de leer esta guía y para que compres cualquier cosa importante que necesites y que se te haya olvidado.

Pero ANTES de tener a tu gato TIENES QUE ESTAR PREPARADO.


Seguridad en una casa con gato

Mantén los objetos pequeños o valiosos lejos del suelo o de donde tu gatoo pueda alcanzarlos. También todas las medicinas, productos de limpieza, insecticidas y sobretodo los venenos deben estar donde tu gato no pueda cogerlos.

Enseña a tu gatoo a que no muerda las plantas de tu casa. De hecho, algunas plantas comunes pueden ser tóxicas.

Acuérdate de tener la casa siempre ordenada y limpia porque su no, tu gato se pondrá enfermo o cogerá infecciones. Además, los gatos son muy curiosos y les gusta explorar e investigar así que es importante que tu gato pueda moverse libremente por la casa. Además los gatos pasan mucho tiempo dentro de las casas y por su salud es bueno que puedan salir de vez en cuando o que tenga distracciones.

También es importante que los gatos no se vuelvan sedentarios porque aunque ellos regulan muy bien su peso, el exceso de peso es muy malo para la salud de los gatos.

¡Los gatos son muy juguetones!

Áreas de la casa para un gato


Los gatos también hacen pis y caca así que tienes que estar listo para eso. Los gatos hacen sus necesidades en cajas de arena o bandejas higiénicas para gatos así que tienes que tener una preparada. Lo mejor es que la pongas en algún lugar tranquilo de la casa por el que la gente no pulule mucho y que además sea un lugar fácil de limpiar porque a veces los gatos ensucian un poco el suelo con la arena así que el servicio suele ser un buen lugar. Pero lo dejes donde lo dejes ¡asegúrate de que el gato pueda entrar y salir siempre que quiera! Y asegúrate de que sea un lugar cómodo de usar y de entrar y salir.

Los gatos también comen y beben así que antes de tener a tu gato ten listo un comedero, un bebedero, agua y comida para gatos especial para tu gato. Es bueno que los animales coman y beban siempre en el mismo lugar y que tengan su sitio. Lo mejor sería poner el comedero y el bebedero en un lugar fácil de limpiar porque el suelo siempre se ensuciará un poco así que la cocina será un buen sitio.

También es bueno que un gato, como las personas tenga su lugar tranquilo, su sitio privado y en el que poder descansar aunque luego pueda dormir en cualquier parte así que sería bueno tener una cama o lugar cómodo en el que el gato pueda dormir o aislarse.


Alimentación de los gatos


Las primeras semanas de vida el gato se alimenta de la leche materna y necesita muchos cuidados y atención. Así que si tu gato está en sus primeras semanas de vida, no le separes de su madre pero si es adoptado y está en esa etapa, tendrás que alimentarle con un biberón de leche especializada. Si este es el caso, lo mejor es que consultes a tu veterinario. La leche tiene que ser un tipo de leche especial para cachorros de gato que todavía beban de la leche materna. La cantidad que debes darle suele venir en el envase de la leche y deberás dárselo cada 3 o 4 horas hasta que se sacie o rechace el biberón.

Después, deberás empezar a alimentar a tu gatito con un alimento comercial para cachorros. La comida debe ser especial para su edad. ¡No compres la comida más barata! Asegúrate de que tu gato tiene un tiene una alimentación de calidad y equilibrada. De ello dependerá en buena medida su salud y su felicidad.

¡Ten siempre agua fresca y limpia en el bebedero de tu gato! Nunca lo tengas vacío o sucio.

A partir del año de edad, tu gato ya podrá comer comida para gatos adultos y cuando haya pasado de los siete años tendrás que darle comida para gatos mayores.

Cuando cambies la alimentación de tu gato, hazlo de forma gradual, mezclando los dos tipos de alimentación incluyendo el biberón con la comida que le estés empezando a dar cuando tenga entre un mes y medio y dos meses de vida. Y dale una comida variada.

Las cantidades que tienes que dar a tu gato suelen venir en las etiquetas de los envases de comida.

Si le das a tu gato comida seca, puedes dársela de una sola vez para un día y él mismo se administra durante el día pero si le vas a dar comida húmeda tendrás que administrársela tú en 2 o 3 veces durante el día. Los gatos suelen suelen administrarse bien la comida así que si notas que tu gato te pide más, prueba a darle más comida. Al fin y al cabo no todos los gatos necesitan la misma cantidad.

No le des los restos de tu comida. Puede ser dañino para el gato y además nuestra comida carece de nutrientes que necesitan los gatos. Lo que debes hacer, como es lógico, es darle a tu gato comida para gatos. Es más sana, completa y segura.

¡Acuérdate de tener siempre agua fresca y limpia en el bebedero de tu gato! Nunca lo tengas vacío o sucio. ¡Tu gato necesita beber agua!


SALUD E HIGIENE DE LOS GATOS


Cómo cuidar un cachorro de gato

Si es un cachorro, puede que al principio tengas que enseñarle que tiene que hacer sus necesidades en la caja de arena o bandeja higiénica pero si es un gato adulto, puede que lo haga instintivamente.

Si tu gato no usa la caja de arena o bandeja higiénica instintivamente y tienes que en señarle, una buena manera es que cuando haga pis o caca fuera le digas que eso no se debe hacer y lo limpies inmediatamente para que vea que ese no es el sitio, y después que vea cómo echas sus heces en la caja de arena. Cuando haga las cosas bien, elógiale o dale un premio.

¡Nunca agredas a un gato por hacer las cosas donde no debe! Solo es un gato y no sabe. Está aprendiendo. En cualquier caso, nunca agredas a un gato salvo que sea necesario.

Cuando los gatos son cachorros pequeños, como haría su madre varias veces al día hay que ayudarles a que hagan sus necesidades. Para ello puedes coger un trapito húmedo con agua templada y frotar su barriga y su zona anal, como hacen sus madres lamiéndolos. Fíjate bien que el agua que humedezca el trapito esté templada. Ni fria ni muy caliente.

Cómo cuidar un gato de cualquier edad

Debes cepillar a tu gato regularmente si tu gato es de pelo largo por estética, salud e higiene. Así evitarás nudos, estará más guapo le limpiarás con el cepillado y le quitarás el pelo viejo que se le suelata pero no se le cae. Quitándole el pelo viejo que ya no es suyo y la suciedad, evitarás que se trague esa suciedad y esos pelos cuando él mismo se limpia con la lengua. Así evitas que se le queden atrapadas bolas de pelo en la garganta.
Si tu gato es un gato de pelo corto también deberás cepillarlo pero durante menos tiempo o con menos regularidad. Además, seguro que a tu gato le gusta.

Cepilla a tu gato con un cepillo para su tipo de pelo.

Cuando estés cepillando a tu gato, aprovecha para ver si tiene algo raro. Recuerda que debes estar atento a cualquier señal, cualquier cambio en el comportamiento o algo extraño en las orejas, los oídos, los ojos, la nariz, la boca, las pezuñas, les genitales o el ano, cualquier parte de la piel y el cuerpo pero presta especial atención a los órganos de su cara, el ano, las pezuñas y los genitales. Así descubrirás si tiene parásitos o cualquier cambio extraño.

Si ves algo extraño, consulta a tu veterinario.

La caja de arena es para que tu gato haga sus necesidades. Debes tenerla en algún lugar en el que no te importe que caiga un poco de tierra fuera de la caja y donde el gato pueda entrar en cualquier momento que lo desee. Pero intenta que sea un lugar tranquilo en donde no le molesten. Si no, hará sus cosas en otro lugar que lo sea... El suelo del servicio es un buen lugar. Y asegúrate de tener siempre la puerta abierta o que el gato pueda entrar y salir siempre.

Debes retirar las heces de la caja de arena todos los dias. Dos o tres veces a la semana deberás cambiar la arena por arena nueva y una vez a la semana deberás limpiar la caja o bandeja higiénica. Ten la caja de arena de tu gato siempre limpia.

Si vas a cambiar la marca de la arena, hazlo de forma gradual. Poco a poco. Tampoco compres la más barata porque puede tener un olor fuerte y aparte de ser molesto para todos, el gato podría querer hacer sus necesidades en otro sitio fuera de la caja debido al olor tan fuerte.

Acuérdate de tener la casa siempre limpia. Si no, tu gato cogerá infecciones y enfermedades.

Debes comprarle a tu gato juguetes y un afilador de uñas o un rascador para gatos. Porque si no, se las afilará donde no debe. También es probable que si no se las afila o le crecen demasiado tengas que cortarle las uñas y para eso lo mejor es que le lleves a que se las corte un profesional.

También debes cepillar o limpiar los dientes de tu gato regularmente. Consulta a tu veterinario y él te dirá cómo hacerlo.


¡Lleva a tu gato al veterinario a hacerse una revisión regularmente! Sobretodo cuando son cachorros y cuando están viejitos. Y si tienes cualquier duda pregunta al veterinario.

Recuerda que tienes que ponerle todas las vacunas que necesite y que cada vacuna se tiene que poner a una edad diferente y cada cierto tiempo. Y evita en todo momento que tu gato coja parásitos. De todo ello te informará el veterinario.

Si esterilizas o castras a tu gato evitarás que orine por la casa en lugar de en la caja de arena. Si no lo haces y vas a dejar al gato suelto por el barrio o por el campo, recuerda que te expones a embarazos no deseados.

Si vas a dejar a tu gato suelto por tu barrio o por el campo, por favor, debe tener siempre posible volver y entrar en casa y recuerda que el exterior es peligroso también para los gatos. Pueden tener accidentes, hay otros animales, pueden sorprenderles inclemencias del tiempo, lluvia, frio, etc. Recuérdalo y recuerda que tu gato puede necesitar ayuda y debe tener la posibilidad de protegerse y entrar en casa en cualquier momento. Y recuerda además que si le dejas suelto en una finca, en un barrio pequeño o en un pueblo pequeño, va a volver siempre que quiera él y no tú. No obstante, cuando los gatos ya son domésticos y saben dónde está su casa, suelen volver pero seguirá siendo cuando ellos quieran y si quieren.

¿HAY QUE BAÑAR A LOS GATOS?

Pues aunque los gatos son muy limpios porque se limpian ellos solos a veces tienes que bañarlos. Más o menos una vez al mes pero si necesita bañarse antes, báñale. Debes procurar usar productos especiales para gatos o el producto que necesite tu gato. Por ejemplo si el gato ha estado en el campo o es un gato adoptado necesitarás un champú antiparásitos, si tiene una afección en la piel necesitarás un champú especial, etc. Ten cuidado con los ojos, la nariz y los oídos y después de lavarlo sécalo bien con una toalla.

A los gatos no les gusta nada el agua así que… Paciencia. Asegúrate de que el agua este a una temperatura agradable e intenta hacerle pasar a tu gato un buen rato con mucho cariño.

¿Los gatos necesitan juguetes? ¿Los gatos juegan?

¡Todos necesitamos juguetes y todos necesitamos divertirnos! Además, los gatos necesitan algún sitio donde afilar sus uñas así que si tu gato ya tiene unas semanas cómprale un afilador de uñas o un rascador para gatos. Si no, jugará con tus cosas y se afilará las uñas con ellas…

Procura que tenga los juguetes suficientes y juega tú también con tu gato. Pasa tiempo con tu gato. Tu gato te quiere y quiere estar contigo. Además, necesita distraerse y estar en forma por su salud física y mental. ¡Igual que tú!

¡Los gatos son muy juguetones y curiosos! Les gusta cazar cosas, investigar todos los rincones y probar cosas. Es sabido que un entretenimiento de los gatos es probar a tirar cosas al suelo... ¡Ten cuidado con eso! Dile que eso no se debe hacer y haz que se entretenga con otras cosas así que juega con tu gato y cómprale juguetes.

Recuerda que si tu gato no se distrae o no hace ejercicio tendrá problemas de comportamiento y de salud, igual que tú. Aunque también hay gatos más tranquilos que otros, igual que las personas.

Educación y convivencia con un gato


Ten la casa siempre ordenada y limpia. Eso ya lo deberíamos hacer todos aunque no tengamos gato pero si tienes gato y no tienes la casa ordenada y limpia tu gato puede coger enfermedades e infecciones. Además, ¡a los gatos les encanta explorar! Deja que puedan caminar por toda la casa, que se suban, que se metan, que busquen, etc. Si tienes la casa muy desordenada, no tendrán tanto espacio ni lugares por los que andar y piensa que tu gato va a estar la mayor parte del tiempo metido dentro de casa. Imagina que tú estuvieras todo el día en casa y la tuvieras sucia y desordenada. ¡Te volverías loco!

Pasa tiempo con tu gato. Además si a tu gato le pasara algo mientras tú no estás en casa, necesitaría tu ayuda igual que te pasa a ti y necesitas ayuda de alguien.

Para enseñar a los gatos lo que no deben hacer necesitas mucha paciencia. Por favor, no riñas a tu gato cuando haga algo malo. Un gato hace lo que hace un gato. Él no sabe. Cuando haga algo incorrecto dile un “no” que será una palabra que aprenda pronto y anímale y elógiale cuando haga lo correcto o dale un premio. Quizá, si hace algo incorrecto repetidas veces puedes echarle un poco de agua o rociarle con un fumigador de agua.

Juega con tu gato, haz que se mueva y se distraiga. Si no juegas con tu gato, si tu gato no se distrae o no se cansa luego puede tener problemas de comportamiento o estar nervioso. Si tu gato está muy inquieto o no duerme bien por la noche, a lo mejor lo que necesita es distraerse y cansarse durante el dia. Tu gato necesita jugar y distraerse por su salud física y mental.

Además, si juegas con tu gato, tendréis un vínculo mucho mejor y más afectivo.





Por favor, ANTES DE DECIDIR TENER UN GATO:

CALCULA CUÁNTO DINERO, TIEMPO Y TRABAJO TE VA A SUPONER TODO ESTO.

Ten en cuenta que un gato vive al rededor de 15 años y ten en cuenta que va a tener enfermedades y problemas como cualquier persona así que vas a tener que curarle y cuidar de él siempre. Eso lleva tiempo, esfuerzo, dinero, llevarle al veterinario, comprarle cosas, etc. Por favor, si no te ves capaz, o tienes otros intereses, NO tengas un gato.

Enseñarle, cuidarle, atenderle y pasar tiempo con tu gato, gastos de comida, llevarle periódicamente al veterinario, vacunas, medicinas, juguetes y cosas para el perro como comederos, un nido o cama, saber si te puedes llevar el gato de vacaciones, saber si tu vecindario admite animales, gatos, etc.

Si dudas, si no te ves capaz, por pequeña que sea la razón, por favor, NO TENGAS UN GATO.

TEN TODOS ESTOS CONSEJOS PREPARADOS ANTES DE DECIDIR TENER UN GATO.

Si no te ves capaz porque va a ser un complicado, trabajoso, no sabes si vas a tener dinero, por favor, NO TENGAS UN GATO. No importa cuánto quieras tenerlo, o cuánto tus hijos quieran tener un gato, etc. La respuesta es NO.



UNA VEZ QUE TENGAS A TU GATO:

QUIERELE Y CUÍDALE.

LLÉVALE AL VETERINARIO PERIÓDICAMENTE.

Para cualquier duda que tengas, PREGUNTA A TU VETERINARIO.

¡JUEGA CON TU GATO! RECUERDA QUE TU GATO TE QUIERE MUCHO Y DEPENDE DE TI.


Si estás interesado en productos para gatos como collares y correas, comederos, cajas de arena, o cosas para tí con temática de gatos como ropa moderna con dibujos de gatos, camisetas, zapatillas, cosas para el hogar, electrónica, échale un vistazo a nuestro catálogo. Tenemos de todo.